domingo, 4 de junio de 2017

FUENTES DE LAGUNA DE CAMEROS

FUENTES
 DE LAGUNA DE CAMEROS 
(Resumen del artículo aparecido en el nº 49 de mayo de 2017, en la revista Piedra de Rayo)
A lo largo de la historia de la humanidad, el agua ha sido un bien preciado, indispensable para el sustento y desarrollo de los asentamientos humanos. De hecho, la mayoría de estos poblamientos se localizaban cerca de lugares donde hacer fácil acopio de este bien natural. Tanto las personas, como los animales, las plantas y en general cualquier ser vivo, necesitamos agua para vivir. Y esta necesidad motivó, que a medida que los grupos humanos crecían y se desarrollaban, se fueran adecuando sistemas para poner este bien al alcance de sus pobladores. Así nacen las fuentes, donde poder recoger el agua nacida de forma natural y ofrecerla para el consumo en mejores condiciones de accesibilidad y salubridad, bien sea en el mismo lugar del nacimiento, bien en otros más o menos distantes de esos puntos de origen en manantiales y ríos.
            En Laguna de Cameros hemos hecho una catalogación de manantiales y fuentes en todo el término municipal, tanto en el núcleo urbano como en el resto de la jurisdicción, al amparo de un plan más ambicioso por parte de la Consejería de Medio Ambiente, para registrar todas las fuentes y manantiales de los diferentes pueblos de la Comunidad Autónoma de La Rioja. Con este motivo hemos llegado a catalogar alrededor de un centenar de fuentes, unas bien conocidas desde antaño por agricultores, ganaderos, pastores, caminantes, vecinos en fin del pueblo, y otras más modernas, colocadas al auspicio de la modernización del casco urbano que se produjo durante buena parte del pasado siglo XX.
            Muchos manantiales y fuentes han ido siendo poco a poco abandonados a su suerte, a medida que los usos y costumbres de la vida tradicional desaparecían y sólo algunos mayores conocen su existencia y ubicación. A ellos he tenido que recurrir para la realización de este estudio y por ello, quiero dar las gracias a todas las personas que me han ayudado en esta empresa. A Felipe Muñoz, “Felipín”, y a José Antonio Fernández, “Toño”, mi agradecimiento. Y en especial, a Jesús García, “Moli”, memoria viva de los usos y costumbres del pasado cercano de Laguna y a Víctor Solano, “Vitín”, infatigable compañero de senderos y veredas, sin cuyas inestimables ayudas este trabajo no hubiera sido posible. Tampoco puedo ni debo olvidar, a la persona que me enroló en este proyecto, Cristina Martínez Elías. También para  ella mi agradecimiento.
         Una vez realizado el trabajo de campo, ahora nos toca tratar de allegar los fondos necesarios para rehabilitar alguna de las fuentes más emblemáticas en su tiempo (El Tejadillo, Ringo Rango, Fuente Campos,…) y que hoy están sin uso, inutilizadas o desaparecidas.
Relación de las fuentes que aparecen en el artículo:
FUENTE LOS GAMELLONES. 
FUENTE LA RUEDA.  
FUENTE MARIPOSA. 
FUENTE LOS CURAS 1. 
FUENTE LOS CURAS 2.  
FUENTE LA CASETA. 
FUENTE LAS ABEJAS. 
FUENTE EL EMBOTO. 
FUENTE EL ARENAL.  
FUENTE LA POVEDILLA. 
FUENTE EL ACEBO. 
FUENTE LA CASETA DEL ALTO. 
FUENTE LOS PAULAZOS.  
FUENTE LA ERA CHICA DE LOS PAULAZOS.  
FUENTE LOS LAPAZARES.  
FUENTES DE LA VENTA. 
FUENTE LA TAINA.  
FUENTE BALLOTA.  
FUENTE LAS MAJADILLAS.  
FUENTE LOS REGACHOS DE LAS MAJADILLAS.
FUENTE LA MORA 1. 
FUENTE LA MORA 2. 
FUENTE RINGO RANGO. 
CAUCE EN EL BARRANCO DE RINGO RANGO.  
FUENTE POCILGAS o FUENTE LA FINCA DEL CURA. 
FUENTE LA RIBA. 
FUENTE LOS LLANOS 1.  
FUENTE LOS LLANOS 2. 
NACEDERO DEL RÍO TEJADA.  
FUENTE EL BERZALIJO.  
FUENTE LA REINA. 
FUENTE CANALEJAS.  
FUENTE EL CORRAL DEL CONCEJO. 
FUENTE FUENTECAMPOS.  
FUENTE FUENTEZUELA.  
FUENTE LA MEDRANA. 
FUENTE LOS ESTUDIANTES. 
FUENTE EL TEJADILLO. 
FUENTE VILLA. 
FUENTE SANTA MARINA 1.
FUENTE SANTA MARINA 2. 
FUENTE SAN PEDRO.  
FUENTE CASA TEJADA. 
FUENTE LA CANALIJA. 
FUENTE PALDOBAÑA 1. 
FUENTE PALDOBAÑA 2.
FUENTE VALDELESPINO. 
FUENTE LA SUBIDA AL AIDO. 
FUENTE EL ARQUERO. 
FUENTE AÑACHÁÑARRE. 
FUENTE NAVAS DE PEDRO ESQUILAO. 
FUENTE CABO LA ENTREGA. 
FUENTE LOS SIETE CAÑOS. 
FUENTE VALLALTÁZARRE. 
FUENTE LA TEJA. 
FUENTE LA PLANCHA 1. 
FUENTE LA PLANCHA 2.
FUENTE EL PLANCHÓN.
FUENTE COLLALAR. 
FUENTE LA SERNA. 
FUENTE CAMINO DE LA SERNA A LOS CABAZOS. 
FUENTE EL AÍDO. 
FUENTE VALLE LA HERRERA. 
FUENTES DEL RÍO MAYOR O LEZA.  
FUENTE EL ORTIGAL 1. 
FUENTE EL ORTIGAL 2.  
FUENTE LA NAVA. 
FUENTE CANTO HINCAO. 
FUENTE LA MANGUILLA.  
FUENTE FRÍA. 
FUENTE PEREGALES o FUENTE ROBLE LA PILA. 
FUENTE SANTOLAYA. 
FUENTE PILÓN DE LA SOLE. 
FUENTE SAGARDO. 
FUENTE ZABALLA. 
FUENTE SOLANO DE VALDEMILARTE. 
FUENTE DE LA PIEZA DE PERRÓN.  
FUENTE VAGAO. 
FUENTE MATALINDERA. 
FUENTE HOYO LÁZARRE. 
FUENTE LOS POYALES. 
FUENTE LA PEÑA. 
FUENTE LANGURNA 1.  
FUENTE LANGURNA 2.  
FUENTE HOMBRÍO DE LANGURNA.  
FUENTE SUBIDA DE LOS LLANILLOS.  
FUENTE SOLANO DE LANGURNA. 
FUENTE EL ESPOLÓN. 
FUENTE DEL CEMENTERIO. 
FUENTE EN LA PLAZA FERNANDO DE LA CÁMARA. 
FUENTE DEL FRONTÓN NUEVO. 
FUENTE DE LA PLAZA DE LA MORERA. 
FUENTE DEL TÍO JUANILLO. 
FUENTE EN EL BARRANCO LOS GAMELLONES. 
FUENTE DE LA MARQUESINA. 
FUENTE DEL BAILE.
FUENTE DE SANTA APOLONIA. 
FUENTE EN REFUGIO DE CAZADORES DE BALLOTA.
FUENTE EL PERO. 
LAVADERO NUEVO.  
FUENTE CABALLO BLANCO.  
FUENTE LA PAUL. 
FUENTE EL TORNILLO. 
FUENTE EL CIERZO.
FUENTE MONTAREA. 
FUENTE EL ALMIREZ.  
FUENTE VECINOS.  

Para saber más:
Revista Piedra de Rayo, nº 49. Mayo de 2017. C/ San Juan, 6-8. Logroño.
            

lunes, 1 de mayo de 2017

SOCIEDAD MINERA DE LAGUNA

A mediados del siglo XIX había en Laguna dos minas en explotación, una en Valdemilarte titulada Santa Apolonia y la otra en el Colladillo, nominada San Bartolomé, en el término que hoy llamamos Las Minas.

La licencia de explotación figuraba en 1854 a nombre del cura y beneficiado del Horcajo (1), Cayo García Olalla. Debido a los crecidos gastos que al parecer le originaban las dos explotaciones, optó por asociarse con diferentes personas de Lumbreras y Laguna para que le ayudasen a soportar los dispendios tan elevados que se producían. Los vecinos de Laguna que formaron sociedad con él fueron: Francisco Ustiaga, Isidoro La Cámara, Cecilio Martínez, José Braulio de Codes y Pablo Isidoro Martínez. Así nació una Sociedad Minera en Laguna para la explotación de dos minas de cobre.

La mina Santa Apolonia, de cobre argentífero, fue registrada ante el Gobierno Civil de la provincia de Logroño, con fecha 23 de junio de 1854 (2) .

Boca de la mina San Bartolomé
Mi agradecimiento a Manuel Rubio Fernández por su información sobre la localización de la mina Santa Apolonia.



(1) AHPLR. Protocolos Notariales. Notario José Herreros de Tejada. Sig. 7192.
(2) BOLETÍN OFICIAL DE LA PROVINCIA DE LOGROÑO. Nº 82. 30/06/1854.







domingo, 30 de abril de 2017

EL BARROCO RELOJ DE LAGUNA DE CAMEROS

El reloj que hoy nos acompaña en nuestros quehaceres diarios en el pueblo, es relativamente moderno, ya que fue adquirido por el municipio entre finales de los años sesenta y principio de los setenta del pasado siglo. Oscar y Enrique, junto con el albañil Florentino Santolaya, estuvieron haciendo el agujero en la pared sur de la torre para colocar la esfera.

Con anterioridad a éste, nuestros ancestros seguían el devenir de sus jornadas con otro, que se retiró al colocar el nuevo y cuyas piezas están diseminadas por la torre en un estado lamentable.
Piezas del reloj del s. XVIII.
Este último, ya marcaba el pulso diario a finales del siglo XVII. En una escritura pública de 1691 (1), realizada ante el notario de Laguna Diego Pascual, el maestro relojero Mateo del Rey, vecino de la ciudad de Logroño "...se obliga a aderezar el relox que esta dicha villa tiene, de todo lo necesario que le falta y darlo andante y corriente y por ello se le ha de dar tres cientos reales de vellon y la costa de llevarlo y traerlo..."


(1) AHPLR. Protocolos Notariales. Notario: Diego Pascual, Sig. 7199.

sábado, 29 de abril de 2017

CONDUCCIÓN DE AGUA A LAGUNA
AÑO 1853

El 20 de octubre de 1852, se formalizó ante el notario residente en Laguna de Cameros, José Herreros de Tejada, una escritura de compromiso (1) entre el ayuntamiento de la villa y el maestro de albañilería y carpintería Antonio Hormaechea, vecino de San Román, por la que este último se comprometía a llevar a efecto la que seguramente sería la primera conducción de aguas al municipio.

El proyecto consistía en "...la traída de todas las aguas que bajan de la Venta de Codes, de esta jurisdicción, tomándolas de debajo de dicha venta...". De aquí continuaría hasta "...el arroyo que baja de la Venta Caída, recibiendo las de éste y demás que sean posibles en su tránsito..." y de este punto a salir por el "...prado de Los Llanos al Collado que cruza el camino de Torrecilla...". Es decir bajando por el barranco de La Taina, entrando en los Llanos, para salir por el camino que va a Las Minas en el extremo noreste del prado. Se calculaba este trayecto en aproximadamente 5.500 varas (unos 4,5 km) de longitud.

En dicha escritura se establecían una serie de condiciones que ambas partes deberían cumplir:
  1. El "Antonio", como se le refiere en dicha escritura, se obligaba a abrir desde los diferentes puntos de captación de las aguas, una zanja hasta el citado Collado de Las Minas, de 2 pies (60 cm.) de anchura por lo somero, 1.5 pies (45 cm.) de anchura por el suelo y otro tanto de profundidad.
  2. Al pasar por la zona llamada Las Vaquerizas, donde hay desecadas, "...ha de poner el Ormaechea, canales de palo de robre machiembrados, de grueso de dos y media pulgadas..." para poder salvar estos tramos donde el suelo no es firme.
  3. Que al llegar al prado de Los Llanos, el maestro albañil deberá "...levantar un relleno de pared de cal y canto de vara y media de anchura, con la altura suficiente..." para permitir que las aguas puedan seguir su curso. Sobre dicha pared "...ha de pasar el agua después de bien encespedada." Todavía hoy pueden verse restos de ese acueducto de más de 120 metros de largo, corriendo paralelo a la pista de Tejada, en el lugar en el que hasta no hace mucho había una choza.
    Restos del acueducto de 1853
  4. Al llegar al Colladito de Las Minas, "...el Antonio se obliga a hacer la apertura necesaria en el cerro del Colladito para que traigan el corriente necesario dichas aguas...", además de dejar el camino libre.
  5. Desde el Collado, las aguas deberían bajar hasta dos puntos. El uno, La Laguna del Lago y el otro, Los Pozos de Santa Marina, donde se harían dos estanques respectivos "...de cinco cuartas de profundidad, siete varas de ancho y diez de largo con pared a cal y canto, reforzando las paredes para impedir filtraciones...". El desagüe de dichos estanques debería ser "...por medio de una piedra horadada en su centro".
  6. Continúan las obras con tres sangrías, la primera del estanque del "Lago", hasta el barranco que baja del collado del camino de Tejada por La Medrana. La segunda, desde el estanque de los Pozos de Santa Marina, hasta lo somero de la Fuente La Paul y de aquí a la plazuela de Santo Domingo. Y la tercera sangría, desde este mismo estanque, por el camino abajo a desembocar en una calleja entre dos herranes "...empedrando ésta en forma de media caña..." y de esta a salir por la calleja El Tinte.
  7. La obra debería principiar en el mes de octubre de ese mismo año de 1852 y darse por concluida "...el día último de marzo del año próximo venidero de mil ochocientos cincuenta y tres..." y "...valiéndose para el efecto y en iguales circunstancias de jornaleros de este pueblo".
  8. El ayuntamiento debía pagar en diferentes plazos a lo largo de la ejecución de las obras, un total de 9.300 reales de vellón.
  9. Para recibir la obra el ayuntamiento podía valerse de peritos competentes y hasta que esto no se produjera, no se le entregarían al maestro los últimos 2.000 reales del postrero pago aplazado.
Hasta aquí, la escritura del compromiso para la realización de las obras de la traída de aguas a Laguna. Si seguimos paso a paso el camino descrito, podremos comprobar como es aproximadamente el mismo que casi 70 años después recorrería la conducción que pagaron el indiano Manuel Eduardo Quemada Herreros y su sobrino Domingo Terroba Quemada, aunque esta vez, eso sí, entubada. Hoy todavía se puede observar esta tubería en algunos tramos de su recorrido, Es decir, que seguramente se aprovecharía la zanja ya existente para colocar la nueva tubería de hierro.

Mi agradecimiento a "Vitín" y "Juansi", por ayudarme a desentrañar un poco este asunto.

(1) AHPLR. Protocolos Notariales. Notario: José Herreros de Tejada. Sig. 7190.





jueves, 22 de diciembre de 2016

ORDENANZAS MUNICIPALES DE LAGUNA DE CAMEROS EN EL SIGLO XV

 ORDENANZAS MUNICIPALES DE LAGUNA DE CAMEROS EN EL SIGLO XV

Introducción

En el antiguo archivo municipal de Laguna, que se conserva en la parroquia de la localidad, había un manuscrito del siglo XV, que contenía las que podrían ser consideradas, las primeras Ordenanzas Municipales de Laguna de Cameros y quizás también, del Cameros Viejo, al menos de lo conocido hasta la fecha. Vamos en este post, a transcribir estas ordenanzas, y para ello, recurriremos principalmente al artículo de María Isabel Falcón Pérez, publicado en 1969 con el nombre “Ordenanzas Municipales de Laguna de Cameros”, en homenaje al Dr. Canellas, y que pasa por ser el primer estudio realizado sobre estas ordenanzas. Así mismo, hemos cotejado la transcripción que aparece en el documento nº 318 de la “Colección Diplomática de las Colegiatas de Albelda y Logroño”, Tomo I: 929-1399, de Eliseo Sáinz Ripa, Logroño, 1983.
Las Ordenanzas Municipales podemos considerarlas como disposiciones administrativas de carácter general, que regulan las relaciones económicas, administrativas y sociales de una localidad, y que siendo de rango inferior al de la ley son elaboradas por las propias entidades locales. Aparecen en los municipios de la Corona de Castilla en la transición de la Baja Edad Media a la Edad Moderna, en el marco de un conjunto de procesos de modernización de las sociedades rurales.

Manuscrito

El documento que vamos a analizar, era un cuadernillo de pergamino, de cinco hojas dobladas, conformando un conjunto de diez folios. El folio 1 recto estaba en blanco y hacía de tapa. El texto ocupaba desde el folio 1 verso hasta los dos tercios del 8 verso, quedando en blanco los folios 9 y 10. El tamaño de estos folios era aproximadamente de 210 por 150 mm.

Datación del manuscrito

Eliseo Sáinz Ripa, en la “Colección Diplomática de las Colegiatas de Albelda y Logroño”, Tomo I, documento nº 318, data las ordenanzas en el segundo tercio del siglo XV, más concretamente entre los años 1435 y 1466.  

Normas para la transcripción

Para la transcripción del documento y siguiendo a Isabel Falcón hemos optado por las siguientes normas: se han desarrollado las abreviaturas, puntuado según las reglas de escritura actuales, separado las palabras indebidamente unidas, salvo las de naturaleza contracta. Se han colocado letras mayúsculas siguiendo la ortografía actual. La doble erre al principio de palabra se transcribe por una sola erre. La c con cedilla, seguida de la vocal e o de la vocal i, se transcribe por c. Y todo ello en base a facilitar su lectura.

La numeración de las ordenanzas y sus títulos son nuestros con el afán de ofrecer una mayor claridad expositiva. Las transcripciones de cada una de las ordenanzas van en cursiva, para diferenciarlas de los comentarios.

TRANSCRIPCIÓN DE LAS ORDENANZAS Y COMENTARIOS

EXORDIO
Fedatarios y justificación de las ordenanzas


“J.H.S. En el nombre de Dios Padre e Filio e Espiritu Santo, que son Tres Personas e un solo Dios verdadero que bive e regna para siempre jamas. Nos Gines de Cocolina, Licenciado en Decretos, Sacristan de las Iglesias Colligiales de Sant Martin de Alvelda e de Santa Maria la Redonda de la muy noble e leal ciubdad de Logrono, e Diego Sanches de Arana, Chantre, e Johan Sanches de Villoslada, Canonigos de las dichas Iglesias Colligiales, con sufficiente e plenario poderio del dicho Cabildo e Canonigos de las dichas Iglesias Colligiales e Sennores de la villa e logar de Laguna de los Cameros, otrossi a peticion e conssentimiento del Concejo e Alcaldes, officiales e omes buenos nuestros vassallos, vezinos e moradores en el dicho nuestro logar de Laguna, non embargante que en los derechos e ordenamientos que los emperadores e reys antepassados, las animas de los cuales Dios aya, con consejo de los sabios antigos fizieron e ordenaron asaz leys e ordenamientos por donde se rijan e mantengan los pueblos en justicia, e non menguandolas nin yendo contra ellas nin contra parte dellas e ninguna manera, e porque aquellas sean guardadas e los vezinos e moradores, asi varones como mugieres, grandes e pequenos, de qual quier condicion que sean e vivan en el dicho logar de Laguna, vivan en paz e a cada uno dellos sea cumplido de justicia. Ordenamos e establecemos estas leys y ordenamientos que se siguen:”

Comienzan las ordenanzas con un preámbulo, en el que amén de citar a las personas que intervienen como fedatarios de ellas, es decir canónigos de las Colegiales de Albelda y Logroño, justifican su redacción “…a peticion e conssentimiento del Concejo e Alcaldes, officiales e omes buenos nuestros vassallos, vezinos e moradores en el dicho nuestro logar de Laguna…” , y para que “… los vezinos e moradores, asi varones como mugieres, grandes e pequenos, de qual quier condicion que sean e vivan en el dicho logar de Laguna, vivan en paz e a cada uno dellos sea cumplido de justicia…”, es decir lo hacen a petición de sus vasallos y por el bien de ellos. Hay que recordar a este respecto, las tensas relaciones que en esta época mantenían los vasallos con los señores de Laguna.

ORDENANZA PRIMERA
Obligación de llevar un libro de cuentas por el Concejo



“Primeramente ordenamos e mandamos e tenemos por bien quel escrivano que toviere cargo e oviere de escrivir las cuentas e gastos e repartimientos del Concejo, los alcaldes con el fagan en cada anno libro e scrivan en el todos los pechos e costas e espensas que se fizieren e repartieren en cada un anno por el Conceio del dicho nuestro logar de Laguna, e se scriva todo por menudo en el dicho libro, en manera que en cabo del anno por el se pueda tomar buena cuenta e clara”.

-Pecho: Tributo que se pagaba al rey, al señor territorial o a cualquier otra autoridad.
-Expensas: Gastos, costas.
-Escribano: Persona que por oficio público está autorizada para dar fe de las escrituras y demás actos que pasan ante él.
-Por menudo: loc. adv. Particularmente, con mucho detalle y pormenor.
-Alcalde: Juez ordinario que administraba justicia y presidía al mismo tiempo el Concejo.


Es interés de los señores de Laguna, el cabildo de Albelda, que las cuentas del Concejo se registren de manera minuciosa. Esto parece una clara intromisión de los señores en la administración del Concejo, que lejos de conformarse con cobrar su parte de las penas y los pechos que perciben, además, desean saber cómo gasta el Concejo su presupuesto. El escribano del municipio, que sería el encargado de realizar las funciones propias de su cargo, como levantar actas y realizar cualquier escrito municipal, además deberá  junto con los alcaldes, llevar un libro de cuentas “por menudo”.

ORDENANZA SEGUNDA
Distribución pechos y servicios


“Otrossi ordenamos e mandamos que los servicios e pechos quel dicho Concejo sirviere a los dichos Sennores e Cabildo, que se paguen las dos partes a vacas e la tercera parte a fuegos”.

-Otrosí: Además.


En esta segunda disposición se indica la proporción en que cada vecino ha de contribuir al pago de los pechos y servicios, esto es, una tercera parte entre todos los vecinos por igual y los dos tercios restantes según la riqueza personal.

ORDENANZA TERCERA
Prohibición de llevar armas en el municipio


“Otrossi ordenamos e mandamos que qual quier que traxiere armas por el pueblo, assi commo espada o lança o broquel o otras armas semejantes, sin licencia de los alcaldes e de nuestro Merino, quel Merino ge las pueda tomar e las ayan perdidas los que asi las traxieren a rebelldia”.

-Broquel: Escudo pequeño.
-Merino: Delegado señorial en el municipio y encargado de velar por los intereses del cabildo albeldense, tanto dándoles cuenta de las rentas percibidas, como de los embargos (disposición 34), de prendar (disposición 4) y de emplazar (disposición 9).

Es relativamernte frecuente en las ordenanzas de la época que tratamos, que se prohíba llevar armas dentro de los pueblos para evitar peligrosas reyertas.



ORDENANZA CUARTA
Obligación de ayuda que los vecinos han de prestar a la justicia


“Otrossi ordenamos que quando quier que los alcaldes o el Merino del dicho nuestro logar quigieren tomar o prender alguna perssona, asi varon commo mugier, o sacar algunas prendas de algunas cassas por algunas penas en que ayan caydo o incurrido, que los alcaldes o Merino o qual quier dellos, si neccessario ovieren gente para ello, que puedan maherir a cualquier vezino o vezinos del dicho nuestro logar que fueren para tomar armas, para que los acompannen e ayuden para lo sobre dicho, so pena a cada uno que fuere rebelde de sessenta maravedis, la meytad para la Messa Capitular del dicho Cabildo e Sennores del e la otra meytad para el Concejo”.

-Prendar: Tomar una prenda como garantía de una deuda o como pago de un daño recibido.
-Maherir: Convocar y juntar gente para efectuar alguna operación.
-Mesa Capitular: Era la encargada de llevar las cuentas del cabildo.


Se dispone en esta ordenanza que si los alcaldes o el merino tuvieran necesidad de ayuda a la hora de ir a prender a alguien que hubiera incurrido en una falta, o prendar en el interior de las casas por haber caído en pena, puedan “maherir” a los vecinos precisos para que les acompañen, siendo condenado el que fuere rebelde a dicho llamamiento.

ORDENANZA QUINTA
Obligaciones de deheseros y montaneros


“Otrossi mandamos e ordenamos que los dehesseros e montalgueros que fueren sacados por el dicho Conceio para guardar las dehessas e vedados del dicho lugar, que cada e quando ffallaren algunos ganados de los que non deven entrar en las dichas dehessas e vedados, que los prenden e echen de ffuera de la dicha dehessa e vedado por donde fuere mojonado por el Concejo del dicho logar, e si asi non lo fizieren que pierdan el coto e de mas que ayan la pena quel Concejo les querra echar por ello”.

-Montanero: Guarda del monte para controlar los vedados.
-Dehesero: Guarda de la dehesa.

Aquí se regula que estos oficiales del Concejo, vigilen para que en las dehesas y cotos no entren ganados “que non deven entrar”. No se habla de penas pecuniarias concretas para los funcionarios que no cumplan con su misión, sino las que el Concejo estime por convenientes en cada caso, además de la pérdida del coto.

En la ordenanza 15ª observamos una excepción a la norma de no poder pastar en las dehesas, en el sentido de que hay algunos ganados que si pueden hacerlo allí, como son los animales de labor.

ORDENANZA SEXTA
Condiciones en que los deheseros pueden prendar


“Otrossi ordenamos que por cuanto sollia ser costumbre que quando algunos ganados andavan a mojon de las dehesas e pagos e a vegadas algunos dehesseros las prendavan si doze cabeças o dende arriba fallavan a mojon cobierto de la dedhessa, e veyendo los dichos Senores que esto es quasi achaque, ordenaron e mandaron que, de aqui adelante, que del rabanno del ganado menudo, asi cabras como ovejas, que non pueda ser prendado de cincuenta cabeças ayusso de tal ganado, pero si alguno traxiere atajo de cincuenta cabeças o dende ayusso, que de veynte cabeças arriba que haya el dehessero cinco maravedis, e dende ayusso un dinero, e de cincuenta cabeças arriba su carnero o, si non oviere carnero, otra res o la pena quel Concejo oviere por bien de ordenar, e el que lo contrario fiziere que aya de pena sessenta maravedis, la mytad para los dichos Sennores e la otra meytad para el dicho Concejo”.

-A vegadas: loc. adv. A veces.
-Vegada: Vez.
-Ayuso: Abajo.
-Dinero: Moneda de plata y cobre usada en Castilla en el siglo XIV y que equivalía a dos cornados.
-Cornado: Moneda de cobre y plata, de baja ley y escaso valor, que tenía grabada una corona y circuló en castilla hasta los Reyes Católicos.


Como ya hemos dicho, los deheseros tenían la misión de guardar los cotos para impedir que penetrasen ganados que no debían. Al parecer se producían abusos por parte de alguno de estos funcionarios municipales, “quasi achaque”, porque no recurrían a la justicia, sino que tomaban la prenda y dejaban pasar al rebaño mientras el dueño callaba para evitar males mayores. En esta ordenanza se reglamenta la pena para que todos sepan a qué atenerse. El dehesero tendrá sus provechos pecuniarios, pero si abusa de su cargo, será sancionado.

ORDENANZA SÉPTIMA
Reglamentación de los días para la celebración de juicios


“Otrossi ordenamos que por quanto solia ser costumbre fasta aqui de cada dia de lavor los alcaldes del dicho nuestro logar solian oyr pleitos e sentarse a juyzio, por lo qual se recrescian muy grandes menoscabos de faziendas e trabajo grand a los dichos officiales, e esso missmo a los contendedores que ante ellos parescian, e Nos, los dichos Sennores, queriendo prever sobre ella, ordenamos e mandamos que non se asienten en juyzio los alcaldes mas de dos dias en la semana, conviene a saber, el lunes e el viernes, pero si el demandador fuere estrangero que lo oyan a su derecho en otro qual quier dia que sea de juyzio”.


Con el fin de evitar pérdidas de tiempo a los alcaldes, se reglamenta que se juzgue solamente dos días a la semana, el lunes y el viernes. Excepción hecha de si el que demanda es de fuera, en cuyo caso se le podrá juzgar cualquier día laborable, a fin de que no pierda días en la espera.

ORDENANZA OCTAVA
Prohibición a los vecinos para tomar prendas

“Otrossi ordenamos que por quanto solia ser costumbre unos vezinos a otros por qual quier demanda o acion que oviese uno contra otro /// prendar se [1] a /// por lo qual a las vezes se caussava ruydo e escandalo, e muchas vezes las prendas passavan mal. E nos, los dichos Sennores, ovimos por bien de prever sobre ello. E mandamos que de aquí adelante non se pueda prendar un vezino a otro nin prende sobre action alguna que un vezino contra otro aya, salvo que lo emplaze el que querella oviere del otro para antel los alcaldes del dicho logar, e los dichos alcaldes o alcalde que oya las partes e libren aquello que fallaren por justicia, e quien lo contrario fiziere que pierda la action que avia a la parte prendada e caya en pena de cient maravedis, para la Messa Capitular del dicho Cabildo e Sennores del”.

Durante la Edad Media, el que recibía una ofensa se tomaba la justicia por su mano, ya que lo que interesaba es que se le resarciera del daño rápidamente. Y en ese sentido, la prenda era como una garantía del cumplimiento de una obligación, hasta que el juez decidiera. Ya en la Edad Moderna, se va avanzando en el procedimiento judicial, prohibiéndose terminantemente prendar, reglamentando que se emplace a la parte contraria ante el juez. El castigo para los infractores a esta ordenanza es bastante grave, cien maravedís y la pérdida del caso.

ORDENANZA NONA
Emplazamientos para juicio



“Otrossi ordenamos que por quanto el Merino desde dicho nuestro logar solia emplazar, e un vezino a otro non se podian emplazar, por lo qual se les recrescia costas, por ende mandamos que se pueda emplazar un vezino ad otro para ante los alcaldes desde dicho nuestro logar, e qual quiera que fuera rebellde que pague de pena dos maravedis, el uno para el alcalde e el otro para el emplazador; empero, para los ommes estranjeros quel dicho Merino los emplaze e pueda emplazar. E por quanto al dicho Merino se le quitan algund tanto de ssus aventuras, en emienda desto mandamos que aya en cada anno veynte maravedis de Concejo”.

-Emplazar: Citar al demandado con señalamiento dentro del cual necesitará comparecer en el juicio.
-Por ende: loc. adv. Por tanto.
-Empero: Sin embargo.
-Recrecer: Aumentar.


Para emplazar a la otra parte había que acudir al merino y éste, como intermediario, cobraría y, además, todo este trámite llevaría su tiempo. Para evitar gastos y demoras a los vecinos, se ordena que se puedan emplazar unos a otros (salvo forasteros, que serán emplazados por el merino). Además se compensa al merino por las pérdidas pecuniarias que se le producen como consecuencia de esta novedad.

ORDENANZA DÉCIMA
Oposición al poder municipal


“Otrossi ordenamos que qual quier o quales quier que tomaren e sacaren armas contra los officiales, asi alcaldes como Merino (u) otro qual quier official del Concejo o del Cabilldo, quando los dichos officiales, asi alcaldes como Merino, quigieren prender o prendar alguna persona en el dicho logar, que qual quier perssona que asi fiziere de armas e fuere contra la justicia que caya en pena de seyscientos maravedis, la meytad para la dicha Messa Capitular del Cabildo e la otra meytad para el Concejo”.

Parece razonable que cualquier persona que se oponga por la fuerza de las armas a los oficiales del Concejo o del Cabildo sea penada con un elevado castigo.

ORDENANZA UNDÉCIMA
Insultos estando en Concejo o Juicio



“Otrossi ordenamos e mandamos que qual quier o quales quier perssona o perssonas que escandalo o ruido muviere o dixiere palabras injuriossas ad otro en Concejo o en otro ayuntamiento concegil, o estando los alcaldes en su juycio en el dicho nuestro logar de Laguna, que por la primera vegada pague treynta maravedis de pena, e por la segunda quarenta, e por la tercera sessenta, asi aumentando la pena segund fuere aumentando el delicto, e esta pena sea aplicada a la dicha Messa Capitular e al dicho Concejo”.


Si comparamos esta ordenanza con la 24.ª, vemos que el castigo es igual (la primera vez) si las injurias son ante las autoridades que en cualquier otro lugar, aumentando sólo en las reincidencias. Al parecer no se castiga demasiado el alterar la paz de las autoridades, lo que parece demostrar poca estima al Concejo por parte del Cabildo de las colegiales.

ORDENANZA DUODÉCIMA
Daños causados por el ganado en las heredades 


“Otrossi qual quier que traxiere ganado alguno de fuera de su pan diziendo que lo tray del, que pierda el dampno quel tal ganado le oviere fecho, e pague de pena sessenta maravedis para los dichos Sennores del Cabildo. Pero si fallare de fresco el pan dampnado e algund ganado o bestia fallare acerca dello radio, que lo pueda traer a corral e le faga pagar el dampno si el duenno non lo salvare”.


Aunque la exposición parece algo confusa, podríamos interpretarla así, siguiendo las indicaciones de María Isabel Falcón. El que encontrare y capturare ganado sin guarda y mintiere diciendo que lo había encontrado dentro de sus campos, no puede reclamar daño alguno y, además, se le condena a multa. Pero si puede probar daño reciente y encontrase algún ganado por las inmediaciones, tiene derecho a cobrar daños y perjuicios al propietario del ganado o quedárselo si aquél no lo redime.

ORDENANZA DECIMOTERCERA
Empadronamiento de heredades


“Otrossi ordenamos e mandamos que las heredades que los vezinos e moradores en el dicho nuestro logar de Laguna nuestros vasallos posseyn, que sean empadronadas e que pechen cada uno por las que tiene fasta Sant Miguel de septiembre primero que viene. E la forma del empadronamiento que sea este que se sigue. Es a saber: que todos los que tienen heredades que las vengan a magniffestar ante dos ommes buenos quel Concejo excogiere e ante el escrivano del dicho Concejo, los quales dos ommes buenos, mandamos que sean escogidos por el Concejo fasta ocho dias primeros siguientes del dia de la publicación  desta nuestra ordenança e mandamiento, so pena quel Concejo caya en pena de quinientos maravedis para la dicha Messa Capitular”.

-Heredad: Porción de terreno cultivado perteneciente a un mismo dueño, en especial la que es legada tradicionalmente a una familia. Hacienda de campo, bienes raíces o posesiones.
-San Miguel: San Miguel Arcángel se celebra el 29 de septiembre.


Esta ordenanza y la siguiente, complementan a la 2.ª (pago de pechos), haciendo un censo de la distribución de la tierra. En ésta, se reglamenta el cómo se debe efectuar este empadronamiento y ante quién. Además se previene al Concejo para que nombre dos hombres buenos en un plazo determinado, bajo pena elevada sino cumple con la ordenanza.

ORDENANZA DECIMOCUARTA
Otrosí sobre el empadronamiento de heredades


“Otrossi ordenamos e mandamos que qual quier vezino o morador del dicho nuestro logar de Laguna, que non viniere a empadronar e magniffestar todas las heredades que toviere ante los dos dichos ommes asi tomados e escogidos por el dicho Concejo, para el dia de Sant Miguel o encubriere algunas de las dichas heredades e las non magniffestare o encubriere, que las pierda por esse missmo fecho e sean aplicadas al dicho Conceio”.


En esta ordenanza se reglamenta sobre la pena que lleva aparejada la ocultación de una  heredad, esto es la pérdida de dicha heredad.

ORDENANZA DECIMOQUINTA
Lugar donde pueden pastar los ganados de labor



“Otrossi que qual quier vezino e morador del dicho nuestro logar de Laguna que toviere bestias de trabajo, que las pueda echar en la dehessa con guarda tal que las pueda guardar sin dampno de los panes, e que las non puedan traher entre los panes a pastar en alguna manera, salvo si fuere por passada para la dicha dehessa. E la bestia que se fallare en ella e entre los panes que pague, si fuere fallada de dia un maravedi e si de noche dos maravedis, salvo si la bestia estudiere atada en la dicha dehessa en tal manera que non puda fazer dampno, e esta pena que la pueda levar qual quier vezino del dicho nuestro logar que fallare la tal bestia”.

-Levar: Llevar.


Los animales de trabajo son los únicos que pueden pastar en la dehesa, siempre que vayan acompañados de un guarda. Es preocupación de éste y en general de todos los concejos, que los ganados no hagan daño en los campos. Ver también la ordenanza 5ª.

ORDENANZA DECIMOSEXTA
Elección de alcaldes y jurados


“Otrossi ordenamos e mandamos que los alcaldes e jurados que de adelante fueren escogidos e sacados por el dicho Concejo, que sea el uno de los alcaldes residentes que quedan en el pueblo e el otro de los que vayan a estremo, e el que fuere ad estremo que dexe un sustituto a contentamiento del pueblo e del Concejo, o de la mayor parte del. E los jurados que sean de los que quedan residentes en el pueblo, e si ellos o alguno dellos querra yr a estremo, que sea con licencia del dicho Concejo dexando sus sustitutos, so pena de seyscientos maravedis e los que contra esto vinieren, para la Messa Capitular del dicho Cabildo e Sennores del”.

-Ir a extremo: En general, practicar la trashumancia.
-Jurado: Funcionario municipal cuya misión es defender los intereses de la comunidad, como preparar alojamiento a los señores o a algunos funcionarios que vinieran a la villa por asuntos oficiales, así como fiscalizar la actuación del resto de funcionarios municipales.

Debido a que en esta época la trashumancia estaba en pleno apogeo y que muchos hombres pasaban la mayor parte del año (desde San Miguel a San Juan) fuera de Laguna, en “estremo”, los señores previendo esto, ordenan que uno de los alcaldes, por lo menos, esté todo el año en el pueblo, así como los jurados. Tanto el otro alcalde como algún jurado que quisiera salir, deberá dejar quien le sustituya a gusto del vecindario. Así se procura que no falte justicia en el lugar.

ORDENANZA DECIMOSÉPTIMA
Pago de expensas


“Otrossi qual quier vezino o morador del dicho nuestro logar que toviere puestas espenssas por el Concejo, que las venga magniffestar al primero repartimiento si estudiere en el pueblo, e si non lo fiziere que non lo sean rescibidas en cuenta fasta el segundo repartimiento, salvo si estudiere abssente del pueblo commo dicho es”.

-Expensa: Soldada que pagaba el Concejo a los que estaban obligados a prestar servicio en la milicia.


Aquí se regula el pago de estas expensas, debiendo presentarse el beneficiario en el primer repartimiento, salvo si estuviera ausente del pueblo, en cuyo caso puede cobrar en el segundo.

ORDENANZA DECIMOCTAVA
Cerradura de las heredades



“Otrossi ordenaron e mandaron que qual quier vezino e morador del dicho logar que toviere pieça sembrada fuera de pago, asi de entra commo de herencia, que la ampare por cerradura o por guarda, e que non pueda acorralar nin ferir nin matar, en el pan que tuviere la tal pieça, ganado alguno que sea”.
                                                     

Esta es una preocupación común a la mayoría de los concejos. Todos han de contribuir, pues, al cerrado de los campos para evitar daños y proteger la propiedad privada.

ORDENANZA DECIMONONA
Regulación de los cerdos en los sembrados


“Otrossi ordenaron e mandaron los dichos Senores, que del dia de Sant Juan de junio fasta el dia de Santa Maria mediado agosto, que pague cada puerco que fuere fallado en pan dos cornados de pena, e qual quier vezino del dicho logar los pueda prendar e acorralar, e mas que paguen el dampno que fizieren en el tal pan al duenno cuyo fuere”.

Según se desprende del texto, los cerdos podían andar por los sembrados, excepto en la época de recogida de la cosecha (desde el 24 de junio, San Juan, hasta el 15 de agosto, Asunción de la Virgen).

ORDENANZA VIGÉSIMA
Pago de rentas al Concejo y prohibición a los vecinos para ir a querellarse a otro señor


“Otrossi ordenaron e mandaron que todas las rentas quel dicho Concejo fiziere de ssus propios en su concejo en almoneda, que qual quier que tal renta sacare, que la cumpla e pague al Concejo al termino que pussieren con el al tiempo que sacaren la dicha o otras almonedas algunas, e que sobre esto nin sobre otra cossa alguna nin ninguna aya caydo en pena”.
“E que ningund vezino nin morador nin otra perssona alguna del dicho nuestro logar non se pueda yr a querellar nin querelle ad otro Sennor alguno nin traer causas sobre el tal quexo, sin que primeramente vengan a los Sennores del dicho Cabildo sobre lo tal a lo notifficar e magniffestar, so pena de seyscientos maravedis, los ciento para el que lo notifficare al Cabildo e los ciento para el Concejo e los quatrocientos para el Cabildo e su Messa Capitular”.

-Almoneda: Alquiler en pública subasta de bienes propios del Concejo.

En realidad esta ordenanza contiene dos párrafos bien diferenciados, el primero se refiere a que las rentas que el Concejo recauda por el alquiler en almoneda de sus bienes propios, sea pagado al final del plazo estipulado y no al principio, como parece deducirse de la lectura de la ordenanza, que se hacía hasta entonces. Esto parece  beneficioso para los moradores de Laguna.
El segundo párrafo nos plantea el interrogante sobre el motivo de esta ordenanza, porque puede inducir a pensar que quizás algunos otros señores tuvieran propiedades  en Laguna de Cameros. Hay que recordar que en 1372 el Monasterio de Cañas aún tenía vasallos aquí y por tanto cabe la hipótesis de que la disposición tenga su fundamento en el deseo de predominio jurisdiccional por parte del monasterio albeldense. Las penas para los que no notificaren al cabildo la intención de llevar pleitos a otro señor, son muy elevadas, seiscientos maravedís, la cantidad máxima que figura en estas ordenanzas, sólo equiparable a la que se pone por ir contra la justicia (ordenanza 10ª.) o por  heridas con sangre (ordenanza 26ª.). Además se fomenta la delación al premiar al confidente con una suma cuantiosa.


ORDENANZA VIGESIMOPRIMERA
Visita de los señores a sus vasallos


“Otrossi ordenaron e mandaron que cada e quando los Senores vinieren a vissitar su pueblo, que los alcaldes e jurados les den todo rebcado en cassa del Merino, de todo aquello que ovieren neccessario, e cada e quando que alguno de los Senores viniere en el dicho pueblo con ssus negocios e non por el Cabildo, quel Concejo e alcaldes e Merino le fagan la costa por un dia, e non mas si non fuere por su voluntad”.

Cuando los señores acudan a visitar su pueblo por cuestiones relacionadas con el señorío, la posada la debe dar el merino. Sólo en el caso de que las visitas de los señores fueran privadas, el Concejo, alcaldes y merino tienen la obligación de pagar la costa de un día.

ORDENANZA VIGESIMOSEGUNDA
Visita de recaudadores u otras personas


“Otrossi mandaron que cada e quando vinieren en el dicho logar algund recadador o aduanero o otra qual quier perssona quel Concejo sea obligado a le fazer la costa, que los jurados, por mandado de los alcaldes e del Merino sean obligados a lo fazer segund la costumbre del pueblo”.


En cuanto a la visita de otros oficiales, como recaudadores o aduaneros, serán los jurados por mandato de los alcaldes y del merino los que se encargarán de darles posada.

ORDENANZA VIGESIMOTERCERA
Penas por hurto de animales

“Otrossi qual quier que fuere en furto de carnero o de oveja o de otra cossa qual quier, mandamos e ordenamos que pague de pena del carnero cincuenta maravedis, e de la oveja treynta maravedis al Concejo, e dende ayusso si fuere el furto de otra qual quier cossa, que pague a este respecto al dicho Concejo, o si el furto fuere dende arriba que valiere mas quel carnero e la oveja que pague al respecto sobre dicho de lo que valliere mas, e las septenas de cada cossa de lo sobre dicho que sean para el Cabildo, e al duenno que se le pague la cossa furtada”.

-Dende ayuso: Desde allí hacia abajo.
-Dende arriba: Desde allí hacia arriba.

Se regula la pena según el tipo de animal robado y de su cantidad. La multa no es para el dueño del animal, quien solo cobrará el precio del animal robado.



ORDENANZA VIGESIMOCUARTA
Insultos


“Otrossi ordenamos e mandamos que qual quier personna o mugier que dixiere palabras injuriosas a otra perssona alguna, asi como traydor o cornudo o puta o otras palabras injuriossas o semejantes a estas, que pague de pena en cada vegada que lo tal dixiere treynta maravedis, la meytad para el Cabildo e la meytad para el Concejo, e quel Concejo los faga amigos, e por la parte que quedare de non ser amigos que pague la pena doblada al dicho Cabilldo e Concejo”.


Es ciertamente curioso que el injuriado no percibe nada, la multa la perciben los señores  y el Concejo. Además, la parte que no se avenga a la reconciliación, pagará también una pena mayor.

ORDENANZA VIGESIMOQUINTA
Heridas sin sangre


“Otrossi ordenamos e mandamos que qual quier perssona que firiere ad otro con punnada o con palo o con piedra o con otra qual quier cossa e non le sacare sangre, que pague de pena sessenta maravedis, la meytad para el Cabildo e la otra meytad para el Concejo, e el injuriador que pague las costas al injuriado”.

-Puñada: Puñetazo. Golpe con la mano cerrada.


El que pegue a otro deberá pagar las costas al injuriado y una multa al Cabildo y Concejo. Tampoco en este caso, se prevé nada para la víctima, sólo las costas.

ORDENANZA VIGESIMOSEXTA
Heridas con sangre



“Otrossi ordenamos e mandamos que qual quier que firiere a otro con cuchillo o con punnal o con lança o con palo o con piedra o con otra qual quier arma que sea e les sacare sangre, que pague de pena por cada vegada que lo tal fiziere seyscientos maravedis al Cabildo y cincuenta maravedis al Concejo, e que sateffaga al injuriado en las costas”.

Esta ordenanza es similar a la anterior, pero en caso de heridas con sangre. La pena es muy elevada, seiscientos cincuenta maravedís, pero el injuriado tampoco percibe nada de la pena, excepto las costas.

ORDENANZA VIGESIMOSÉPTIMA
Prendar


“Otrossi ordenaron e mandaron que qual quier official que fuere a prendar por mandado del Concejo o de los alcaldes a otro alguno e revellare la prenda o trayendola ge lan quitare, que pague de pena veynte maravedis, la meytad para el Cabildo e la otra meytad parta el Concejo”.


A fin de evitar abusos, que supuestamente se producían por devolución de prendas por soborno, el oficial que fuere a prendar y no lo hiciere o dejare que le quiten la prenda, sufrirá multa por ello.

ORDENANZA VIGESIMOCTAVA
Hurtos en los campos


“Otrossi mandaron que qual quier perssona, omme o mugier, que rompiere cerradura alguna de qual quier heredad que sea que se ha de amparar por cerradura, asi en el monte como en el pueblo, que pague de pena por cada carga diez maravedis, e por braçado o por espinos que de tal heredat traxiere, cinco maravedis, Esto que sea para el duenno de tal heredat”.


En una sociedad rural en la que la economía y subsistencia se basan en la agricultura y ganadería, es una preocupación fundamental del Concejo, el tratar de evitar los robos en las propiedades privadas. En las ordenanzas de Laguna se establece que si alguien penetra en un privado y hurta algo, la pena sea proporcional a lo robado para resarcir del daño al dueño de la heredad.

ORDENANZA VIGESIMONONA
Arca del Concejo


“Otrossi ordenamos e mandamos quel Concejo mande fazer e faga un arca en que esten todas las scripturas del Concejo, la qual tenga dos llaves e las tengan los alcaldes, cada uno la suya, e la pongan en la Iglesia de Santa Maria del dicho logar, so pena de treynta maravedis para el dicho Cabildo”.


En esta ordenanza se reglamenta la creación del archivo municipal, protegido bajo dos llaves, que poseerán cada uno de los dos alcaldes, y que se situará en la iglesia de la localidad. Este archivo se localizaba hasta hace muy poco en la sacristía de la parroquial. Las escrituras que estamos comentando, se encontraban en su interior.

ORDENANZA TRIGÉSIMA
Rendición anual de cuentas


“Otrossi ordenamos e mandamos que acabado el anno que entraron los alcaldes viejos, que ellos que den cuenta fasta veynt dias primeros siguientes a los alcaldes nuevos e a los quadrilleros e a seys buenos ommes del Concejo, los tres que sean de las mayores e los tres de los menores, los quales sean sacados por todo el Concejo o por la mayor parte del, e si mas fueren neccessarios para la tomar, que los puedan tomar segund dicho es, de todo el rescibo e gasto que han fecho en todo el dicho su anno, so pena de sessenta maravedis, la meytad para el Cabildo e la otra meytad para el Concejo”.


Se reglamenta aquí que los alcaldes deban rendir cuentas detalladas al finalizar su mandato y cómo se ha de constituir la comisión que reciba esta presentación de cuentas. Es curioso cuando menos, que no se incluya al merino en la comisión, siendo como es, el representante señorial.

ORDENANZA TRIGESIMOPRIMERA
Tierras comunales

“Otrossi ordenamos e mandamos que qual quier que tuviera entra alguna e la non labrare por espacio de siete annos, que dende adelante otro qual quier vezino del dicho logar la pueda entrar e tomar sin pena ninguna para en cuenta de las quatro fanegas que cada uno puede entrar en los logares desserbargados en el dicho nuestro logar esto se entienda non la teniendo empadronada”.

-Entra: Aquí se refiere a la tierra señorial que podía ser labrada por los vasallos.
-Fanega: Medida de superficie equivalente en esta tierra a aprox. 2.000 metros cuadrados, 12 celemines.
-Desembargado: Sin impedimento.

Esta ordenanza tiene relación con la nº 35. Los vecinos que tuvieran parte de su cupo de cuatro fanegas sin labrar durante siete años, perderán el derecho sobre esa tierra, en favor de cualquier otro vecino que la quiera labrar a cuenta de las cuatro fanegas que le corresponden.

También observamos, que además de las tierras comunales de los señores, había en el municipio propiedades privadas, esto es aquellas tierras que estaban empadronadas por los vecinos (según vimos en las ordenanzas números 13ª y 14ª).

ORDENANZA TRIGESIMOSEGUNDA
Procedimiento previo a elevar súplicas al señor



“Otrossi ordenamos e mandamos que quando quier que alguna suplicacion o peticion se oviere de fazer por el Concejo e alcaldes e Merino e ommes buenos del, que ningund scrivano nin otro alguno non la puede fazer sin que primeramente sea visto en Concejo ad campana repicada segund que lo tienen de costumbre de se ayuntar, so pena de treynta maravedis al que lo contario fiziere, la meytad para el Cabildo e la otra meytad para el Concejo”.


Se refiere esta ordenanza a que para hacer una súplica a los señores, no se pueda proceder de forma personal, sino previa reunión del Concejo “ad campana repicada segund que lo tienen de costumbre de se ayuntar”, para consensuar la petición.  

ORDENANZA TRIGESIMOTERCERA
Embargos


“Otrossi ordenamos e mandamos que quando quier que nuestro Merino oviere de poner algund embargo, que primeramente llame la parte de aquella cossa en que lo ha de poner, si pudiere ser avida, e si non podiere ser avida, que sea publicado en Concejo por que ninguno no pretenda inorancia”.

-Embargo: Secuestro de bienes por mandamiento de la autoridad competente en compensación de una deuda o multa no pagada.

Esta ordenanza y la siguiente se refieren al procedimiento de embargo. Se indica aquí quien puede embargar, el merino, y como debe hacerse, notificándolo a la parte, para el caso de que ésta quisiera evitar el embargo. Si no puede ser hallada la parte a embargar, la requisa deberá hacerse pública.

ORDENANZA TRIGESIMOCUARTA
Más sobre embargos


“Otrossi ordenamos e mandamos quel dicho nuestro Merino nos de en cada un anno sobre si todos los embargos que fueren puestos por el o por el Concejo los que non se guardaron e se quebrantaron, so pena de seyscientos maravedis para la nuestra Messa Capitular e del dicho Cabildo”.


Corresponde al merino dar cuenta anual a los señores, de los embargos puestos por el o el Concejo y aquellos otros que no se llevaron a mandamiento.

ORDENANZA TRIGESIMOQUINTA
Distribución de tierras comunales


“Otrossi ordenamos e mandamos que qual quier vezino del dicho nuestro logar que non toviere entrado cossa ninguna en el termino del, que pueda entrar e entre fasta quatro fanegadas de tierra de sembradura en lo deserbargado e non mas, e el que dende arriba toviere entrado, que lo dexe e desinanpare luego para que sea concegil, e el que non toviere entrado fasta cumplida la copia de las dichas quatro fanegadas, que pueda entrar e tomar fasta cumplir su copia sin pena alguna, e el que lo contrario fiziere que caya en pena de sessenta maravedis, la meytad para el Cabildo e la otra meytad para el Concejo”.

-Fanegada: Sinónimo de fanega.


Aquí se completa la ordenanza nº 31. Se busca un reparto equitativo de las tierras señoriales para todos los vecinos, cuatro fanegas para cada uno. Para ello, el que tuviera más debe ceder el exceso y el que menos, labrar tierra señorial suficiente hasta alcanzar las cuatro fanegas de su lote. 

ORDENANZA TRIGESIMOSEXTA
Pleitos sin fundamento



“Otrossi ordenamos e mandamos que qual quier que querellare de otro malliciossamente e o acussare e non ge lo provare, aya e pague de pena treynta maravedis, la meytad para el Cabildo e la otra meytad para el Concejo, e mas que pague las costas a la parte”.
                                   

Los que se querellasen contra otro de manera infundada, deberán pagar una multa, además de las costas, a la parte maliciosamente denunciada.

ORDENANZA TRIGESIMOSÉPTIMA
Nombramiento de ganadero para guardad los panes


“Otrossi ordenamos e mandamos quel Concejo en cada anno saque ganadero el qual guarde todos los ganados, asi buys commo vacas o bestias e puercos, e si uno non abastare que saquen aquellos que fuere neccessario para guardar los dichos ganados, por que los panes mejor sean guardados, lo qual asi mandamos fazer e cumplir so pena de sesenta maravedis para la nuestra Messa Capitular”.

La guarda de los “panes” ha sido una preocupación importante en todas las sociedades rurales basadas en una economía agraria, tal y como hemos podido comprobar en varias de estas ordenanzas. Aquí se establece, que cada año se busque un ganadero que se encargue de guardar todos los ganados, para evitar que entren en los sembrados.


Vemos pues, como ya en el siglo XV, Laguna es un municipio perfectamente organizado, con entidad jurídica propia y autonomía de gobierno. Tiene todo un conjunto de funcionarios municipales: dos alcaldes, jurados, merino, escribano, cuadrilleros, deheseros, montaneros, ganaderos y hombres buenos, que sirven para reglar, ordenar y facilitar la vida municipal.

Para saber más

-“Ordenanzas Municipales de Laguna de Cameros”. Homenaje al Dr. Canellas. María Isabel Falcón Pérez. Zaragoza. 1969.
-“Colección Diplomática de las Colegiatas de Albelda y Logroño”. Tomo I: 929-1399. Eliseo Sáinz Ripa. Logroño. 1983. Documento nº 318.